martes, 5 de diciembre de 2017

la sed y esta canción se apagarán

Querés venir, o querés que voy
verdad que me da igual.

La calle está infernal
mi corazón de pie se para si te ve.

Sabés de mí, yo no sé quién soy
decís "buen día, alcanzame un vaso".

La sed y esta canción se apagarán.-

Vicente Luy, No le pidan peras a Cuper, IV - Tristeza -continúa

domingo, 3 de diciembre de 2017

daños colaterales

Por escrito
me niego a elongar más
mi bello cuello atormentado,
mientras daños colaterales
invaden zonas libres,
cortan suministros,
ponen en cuarentena
hombros, brazos y manos,
la herramienta completa
entregada al caos,
por los efectos de la insumisión.

Liliana Lukin, Ingeniería natural, 12

jueves, 30 de noviembre de 2017

mi necesidad

Por el tiempo que hace que estoy
escribiendo mal sentada,
dando pasto a las fieras,
haciendo trabajar
sin compasión
la lengua, los ojos,
las articulaciones elementales,
he provocado en mí
una minuciosa compresión de vértebras
que no comprenden mi necesidad.

Liliana Lukin, Ingeniería natural, 9

miércoles, 29 de noviembre de 2017

una máquina de morir y otra de no morir

Soy una máquina de morir y otra
de no morir: con ambas voy calando
pequeños movimientos amorosos, fatigados
o violentos: toda autonomía es impura
en la falsa cuadrícula del día.

El dolor no embellece ni mejora,
mi boca no se abre en el éxtasis y ninguna
de mis articulaciones goza en la torsión
del sentido: "cardo ni hortiga cultivo,
cultivo una rosa blanca," atada de pies y manos
a la libertad de envejecer.
Soy una carne débil que se acomoda mal
a las heridas que no esperaba conseguir.

La de morir refulge, como una experiencia,
estrena desajustes en la correa de trasmisión:
olvidos, ofrece comandos que no sé
ejecutar, tritura piezas que caen ante mí.
La de vivir endurecida es bella y hace
daños, pero lisa y elástica a la vez,
aún en lo precario de su matriz cansada,
cuento con ella a toda hora, en todo lugar.

Sólo a veces me confundo: no sé cuál
está encendida, cuál apagada, tiemblo
de estupor por un momento. Y es la sola
luz del acontecimiento la que me habla
de cómo seguir: "una de cada lado de la vida".

Liliana Lukin, Ingeniería natural, 7

domingo, 26 de noviembre de 2017

no es cierto

Él duerme
y su especial manera
                                 de dejar la mano
abandonada
                   a la vigilia
ordena
este pedazo de mañana.
La Luz es
                un ariete
en mi conciencia
                           grávida y doméstica
a esta hora.
Todo está bien aún,
                               porque no es cierto.

Liliana Lukin, Malasartes, "Lógica formal"

jueves, 23 de noviembre de 2017

el objeto de un deseo

El amor del lobo por la sangre
del cordero escribe
el drama del rebaño:
ser el objeto de un deseo
que sólo se sacia en el sacrificio.

Liliana Lukin, Ensayo sobre el poder, 6

martes, 21 de noviembre de 2017

hay muchos que son nada más que un error

Cada uno tiene
su pedazo de tiempo
y su pedazo de espacio,
su fragmento de vida
y su fragmento de muerte.

Pero a veces los pedazos se cambian
y alguien vive con la vida de otro
o alguien muere con la muerte de otro.

Casi nadie está hecho
tan sólo con lo propio.
Pero hay muchos que son
nada más que un error:
están hechos con los trozos
totalmente cambiados.

Roberto Juarroz,"Cada uno tiene su pedazo de tiempo...".

lunes, 20 de noviembre de 2017

que lo primero es el hombre y lo segundo poeta

Tú crees que eres distinto
Porque te dicen poeta
Y tienes un mundo aparte
Más allá de las estrellas.

De tanto mirar la luna
Ya nada sabes mirar
Eres como un pobre ciego
Que no sabe a dónde va.

Vete a mirar los mineros
Los hombres en el trigal
Y cántale a los que luchan
Por un pedazo de pan.

Poeta de ciertas rimas
Vete a vivir a la selva
Y aprenderás muchas cosas
Del hachero y sus miserias.

Vive junto con el pueblo
No lo mires desde afuera
Que lo primero es el hombre
Y lo segundo, poeta.

De tanto mirar la luna
Ya nada sabes mirar
Eres como un pobre ciego
Que no sabe a dónde va.

Vete a mirar los mineros
Los hombres en el trigal
Y cántale a los que luchan
Por un pedazo de pan.

Atahualpa Yupanqui, "El poeta".

domingo, 19 de noviembre de 2017

yo no sé lo que es un hombre, no sé más que su precio

Río abajo hay arroz,
río arriba la gente necesita el arroz.
Si lo guardamos en los silos,
más caro les saldrá luego el arroz.
Los que arrastran las barcas recibirán aún menos.
Y tanto más barato será para mí.
Pero ¿qué es el arroz realmente?

¡Yo qué sé lo que es el arroz!
¡Yo qué sé quién lo sabrá!
Yo no sé lo que es el arroz.
No sé más que su precio.

Se acerca el invierno, la gente necesita ropa.
Es preciso entonces comprar algodón
y esconderlo.
Cuando el frío llegue, se encarecerá la ropa.
Las hilanderías pagan jornales excesivos.
En fin, que hay demasiado algodón.
Pero ¿qué es realmente el algodón?

¡Yo qué sé lo que es el algodón!
¡Yo qué sé quién lo sabrá!
Yo no sé lo que es el algodón.
No sé más que su precio.

El hombre necesita abundante comida
y ello hace que el hombre salga más caro.
Para hacer alimentos se necesitan hombres.
Los cocineros abaratan la comida,
pero la encarecen los mismos que la comen.
En fin, son demasiado escasos los hombres.
Pero ¿qué es realmente un hombre?

¡Yo qué sé lo que es un hombre!
¡Yo qué sé quién lo sabrá!
Yo no sé lo que es un hombre.
No sé más que su precio.

Bertolt Brecht, "Canción del comerciante"

viernes, 17 de noviembre de 2017

el amor, la riña, la distancia

No acabarán el amor,
la riña,
la distancia.
Pensado,
probado,
verificado.
Levanto solemne
el verso de mil dedos-estrofas.
Juro, amo,
fiel y seguro.

Vladimir Maiacovski, "Deducción", Amor