jueves, 23 de noviembre de 2017

el objeto de un deseo

El amor del lobo por la sangre
del cordero escribe
el drama del rebaño:
ser el objeto de un deseo
que sólo se sacia en el sacrificio.

Liliana Lukin, Ensayo sobre el poder, 6

martes, 21 de noviembre de 2017

hay muchos que son nada más que un error

Cada uno tiene
su pedazo de tiempo
y su pedazo de espacio,
su fragmento de vida
y su fragmento de muerte.

Pero a veces los pedazos se cambian
y alguien vive con la vida de otro
o alguien muere con la muerte de otro.

Casi nadie está hecho
tan sólo con lo propio.
Pero hay muchos que son
nada más que un error:
están hechos con los trozos
totalmente cambiados.

Roberto Juarroz,"Cada uno tiene su pedazo de tiempo...".

lunes, 20 de noviembre de 2017

que lo primero es el hombre y lo segundo poeta

Tú crees que eres distinto
Porque te dicen poeta
Y tienes un mundo aparte
Más allá de las estrellas.

De tanto mirar la luna
Ya nada sabes mirar
Eres como un pobre ciego
Que no sabe a dónde va.

Vete a mirar los mineros
Los hombres en el trigal
Y cántale a los que luchan
Por un pedazo de pan.

Poeta de ciertas rimas
Vete a vivir a la selva
Y aprenderás muchas cosas
Del hachero y sus miserias.

Vive junto con el pueblo
No lo mires desde afuera
Que lo primero es el hombre
Y lo segundo, poeta.

De tanto mirar la luna
Ya nada sabes mirar
Eres como un pobre ciego
Que no sabe a dónde va.

Vete a mirar los mineros
Los hombres en el trigal
Y cántale a los que luchan
Por un pedazo de pan.

Atahualpa Yupanqui, "El poeta".

domingo, 19 de noviembre de 2017

yo no sé lo que es un hombre, no sé más que su precio

Río abajo hay arroz,
río arriba la gente necesita el arroz.
Si lo guardamos en los silos,
más caro les saldrá luego el arroz.
Los que arrastran las barcas recibirán aún menos.
Y tanto más barato será para mí.
Pero ¿qué es el arroz realmente?

¡Yo qué sé lo que es el arroz!
¡Yo qué sé quién lo sabrá!
Yo no sé lo que es el arroz.
No sé más que su precio.

Se acerca el invierno, la gente necesita ropa.
Es preciso entonces comprar algodón
y esconderlo.
Cuando el frío llegue, se encarecerá la ropa.
Las hilanderías pagan jornales excesivos.
En fin, que hay demasiado algodón.
Pero ¿qué es realmente el algodón?

¡Yo qué sé lo que es el algodón!
¡Yo qué sé quién lo sabrá!
Yo no sé lo que es el algodón.
No sé más que su precio.

El hombre necesita abundante comida
y ello hace que el hombre salga más caro.
Para hacer alimentos se necesitan hombres.
Los cocineros abaratan la comida,
pero la encarecen los mismos que la comen.
En fin, son demasiado escasos los hombres.
Pero ¿qué es realmente un hombre?

¡Yo qué sé lo que es un hombre!
¡Yo qué sé quién lo sabrá!
Yo no sé lo que es un hombre.
No sé más que su precio.

Bertolt Brecht, "Canción del comerciante"

viernes, 17 de noviembre de 2017

el amor, la riña, la distancia

No acabarán el amor,
la riña,
la distancia.
Pensado,
probado,
verificado.
Levanto solemne
el verso de mil dedos-estrofas.
Juro, amo,
fiel y seguro.

Vladimir Maiacovski, "Deducción", Amor

jueves, 16 de noviembre de 2017

porque no dijimos nada

La primera noche ellos se acercan
se llevan una flor de nuestro jardín,
y no decimos nada.
La segunda noche ya no se esconden,
pisan las flores, matan al perro
y no decimos nada.
Hasta que un día,
el más frágil de ellos,
entra solo en nuestra casa,
nos roba la luna y, conociendo nuestro miedo,
nos arranca la voz de la garganta
y porque no dijimos nada,
ya no podemos decir nada.

Vladimir Maiacovski, "La primera noche", 

lunes, 23 de octubre de 2017

este muchacho lo leyó a Søren

Darlo todo por perdido.
Allí comienza lo abierto
Entonces cualquier paso
puede ser el primero.
O cualquier gesto logra
sumar todos los gestos.

Darlo todo por perdido
Dejar que se abran solas
las puertas que faltan.
O mejor:
dejar que no se abran.
Roberto Juarroz, Poesía vertical

sábado, 21 de octubre de 2017

esos ladridos en la noche no son perros

A lo mejor está debajo de la alfombra.
A lo mejor nos mira de adentro del ropero.
A lo mejor ese color habano es una seña.
A lo mejor ese pez colorado es guerrillero.
Yo juro haberlo visto de gato en azoteas.
Y yo corriendo por los hilos del teléfono.
Señor, ¿ha revisado bien adentro de su cama?
Oh John, ¿qué es esa barba que asoma en tu chaleco?
Debiéramos filtrar todas las aguas de los ríos.
Lavar todas las caras de los negros.
Picar la cordillera de los Andes.
Poner a South—América en un termo.
Dicen que en Venezuela montaba una guitarra.
Que en Buenos Aires entraba en bandoneones y Discépolos.
Que en Uruguay punteaba una milonga con el diablo.
Y en el Brasil vestido de caboclo bajaba a los terreiros.
Pero si ayer nomás saltó en Santo Domingo.
Si en Colombia era cumbia de los filibusteros.
Si yo lo vi esta mañana con su risa terrible soltándose los duendes al espejo.
A mí casi me mata la otra noche, se me subió con un millón de sátiros al sueño.
Ese lío en Bolivia es cosa suya.
Y esos ladridos en la noche no son perros.
Y esa sombra que pasa, ¿por qué pasa?
Y no me gustan nada esos berridos junto al pecho.
A lo mejor está en la pampa y es graznido.
A lo mejor está en la calle y es el viento.
A lo mejor es una fiebre que no cura.
A lo mejor es rebelión y está viniendo.

"Che", Humberto Constantini
Leído el 19/10/2017 por Hebe de Bonafini en Plaza de Mayo
en homenaje a Santiago Maldonado

viernes, 20 de octubre de 2017

negro y con mucho olor

Si yo fuera un ciudadano de primera
amparado por una constitución
yo te podría decir que me cago en tu amor
y que me gustaría ser negro
y con mucho olor.

Veo lo que quería ver más
el pescado de un ballet
no paraba de sangrar
si estuviera enamorado por primera vez
quizás te podría alcanzar un algodón
pero no hay por aquí nada blanco mi amor
cómo me gustaría ser negro
y con mucho olor.

CHARLY GARCÍA

viernes, 13 de octubre de 2017

eternidad en el presente

Cada uno debe de hacer verdad en sí mismo el principio de que su vida ya es algo caducado desde el primer momento en que empieza a vivirla, pero en este caso es necesario que tenga también la suficiente fuerza vital para matar esa muerte propia y convertirla en una vida auténtica. En el alborear de la pasión amorosa luchan entre sí el presente y el futuro con el fin de alcanzar una expresión eternizadora. Esta forma de recordar es cabalmente la proyección retroactiva de la eternidad en el presente, en el supuesto de que el recuerdo sea sano.

Constantin Constantius [pseudónimo de Soren Kierkegaard], La repetición